domingo, 18 de agosto de 2013

Kirchnerismo y elecciones. Problemas estructurales o problemas comunicacionales.

El periodista massista Juan Pablo Varsky leyó al aire posts "auto-críticos" de los blogs "Taller La Otra" y "Cartoneros de San Telmo". No para reflexionar.  Sólo para hacer daño. Parece que los opositores se mueren por escuchar cómo nos auto-criticamos.
¿Problemas estructurales o problemas comunicacionales?

Estos dos blogueros intentan explicar la derrota del domingo pasado en las PASO a través de una ya muchas veces criticada poca capacidad de comunicación del gobierno. En el caso de Cuervo, se señala falta de dinámica, de ajuste, en una forma de interpelar siempre al ya convencido (cuyo ejemplo arquetípico es 678), que fue efectiva en un momento, y hoy estaría agotada. En el escrito de Contradicto, se apunta a que los funcionarios "no explican" las medidas, especialmente la del llamado "cepo al dólar". Ambos ponen el acento en errores de comunicación. A mi entender opera una inversión en la que se pone la comunicación por arriba de los problemas estructurales que hay que intentar resolver o, al menos, menguar en su impacto. Y en el caso del "cepo al dólar", que muchos señalan como medida piantavotos, confunden un síntoma (el "cepo") con la enfermedad (la inflación). El cepo resta votos en la clase media, no es lo que causa el desplazamiento del voto kirchnerista a Massa, sino la inflación. Ésta, junto a la inseguridad (que Massa capitaliza con sus "cámaras de seguridad"), forman un cóctel de problemas insidiosos, erosionantes, que explican lo que fue el voto del 11 de agosto: un voto castigo; una llamada de atención. Ésto fue analizado por los mejores escritos sobre el por qué de la llamada de atención del laburante al gobierno: el de Gerardo Fernández principalmente, y algunos de los puntos marcados por el Licenciado Baleno (transporte y seguridad). Lo que hay que evitar es rasgarse las vestiduras y decir que la culpa de todo la tiene la forma en que se encaró la campaña, como si fuera tan decisiva. Viendo las quejas de algunos compañeros pareciera que ahora somos todos genios en campañas y comunicación, pero con el diario del lunes. Hay que tener cuidado porque por más cambios que se hagan en el discurso de la campaña, no vamos a sacar el 100%. Esto es porque lo que más nos saca votos son esos problemas estructurales que señalan Fernández y Baleno. Esto no significa que la campaña haya sido perfecta. Hay hacer pequeños ajustes, sintonía fina. Pero el enfoque de la contraposición de modelos es el acertado.
Hay quienes, como Roberto Caballero, nos dicen que el problema es que estamos siendo demasiado ideológicos, que no sabemos seducir. Más problemas de comunicación. Veamos este rico párrafo del columnista de Tiempo Argentino, dónde en realidad, aunque él no lo sepa, nos detalla todo lo que no hay que hacer:
"En política, ser exitoso en los argumentos es ganar. Nadie puede sentirse victorioso si está convencido de que tiene los mejores argumentos y finalmente estos terminan cediendo ante otros, que aunque no tan buenos ni tan trascendentes, están mejor comunicados. Refugiarse en el culto de la derrota, contentarse con ser una vanguardia inmolada, espanta a las masividades necesarias para ganar una simple elección. Es frustrante tener la razón y que no te la reconozcan. Lo inverso, en cambio, es el objetivo de cualquier política que busca transformar la realidad. Los mejores argumentos, para ser revalidados, tienen que ganarles a los otros. En democracia, obteniendo más votos que el resto. Vale convencer, persuadir, enamorar y seducir. El marketing no es una ciencia del capitalismo financiero: es un instrumento que promueve conductas. No es mentir: es hacer más atractiva una verdad. En ese terreno, en el de las verdades, el kirchnerismo lleva ventaja. Es mucho mejor y más previsible que sus competidores. El único que habla de un nuevo orden y todavía concita la adhesión del 30% del electorado. Si lo comunica mejor, seguramente podrá incrementar el apoyo. ¿O qué fue el 54 por ciento?"

Extraña interpretación de Caballero que, al igual que los opositores (aunque estos lo hacen adrede), comete el infantil error de comparar una elección ejecutiva con una legislativa. El comportamiento del votante es distinto. Cualquiera lo sabe. Además, el 54% se dio en un momento económico mucho mejor que el actual. Rasgarse así las vestiduras y dar la impresión de sangrar por la herida es lo que no hay que hacer.
Caballero propone menos ideología, menos política, más marketing. Que hagamos lo mismo que Massa. ¿Eso fue lo que hicimos cuando sacamos el 54% para usted? También nos advierte en tono duranbarbesco que "no hay que mentir, sino hacer más atractiva una verdad". ¿Cómo? ¿Qué le faltó a la campaña para ser atractiva? Si hasta los opositores elogiaron la calidad estética de la producción del kirchnerismo


Según Caballero, esto no es lo suficientemente marketinero.
Pero su encanto estético fue elogiado hasta por La Nación.


Señor Caballero, el kirchnerismo no puede avanzar más de lo que ya hace en el marketing político sin cruzar una línea en la que comenzaría a mentir, a prometer lo que no se puede cumplir. Y Cristina, en su excelente discurso en Tecnópolis lo dejó claro cuando dijo: 
"Así que fuerza, mucha fuerza, esto se sostiene con coraje, convicciones, militancia, perseverancia y fundamentalmente honestidad intelectual de lo que se quiere decir. Somos lo que somos, no mentimos, no nos disfrazamos, no engañamos, no prometemos ni prometeremos jamás cosas que no se puedan cumplir. Ya de eso pasó mucho en la Argentina, lo viví en el '99, así que ahora solamente la fortaleza de la verdad, la fortaleza de la verdad y de la realidad, que por más que hagan lo que hagan no se puede ocultar porque no se puede ocultar el sol con una mano."
Increíble que algunos tengan el tupé de decir que Cristina es demagoga. Cero demagogia, pura sinceridad con su pueblo. El kirchnerismo siempre ha hecho esto, siempre fue con la verdad. Su campaña fue atractiva. Lo que no tuvo es promesas incumplibles ni ofreció soluciones mágicas, como hizo Massa. Él sí es un demagogo.
Por otra parte, según Caballero, en política los mejores argumentos son los que ganan. "Conmigo un peso, un dólar", dijo De la Rúa. Y ganó. Un gran argumento, según Caballero.
Afiche hecho por Hank Soriano.
Excelente ridiculización de la demagogia massista
Esto está ligado a un común equívoco: la expresión "el pueblo nunca se equivoca". Sí, el pueblo se puede equivocar, pero más que nada, puede ser confundido. Lo que sucede la mayoría de las veces no es que el pueblo se equivoque al votar un modelo (eso sucedió en el '95 solamente) sino, que puede ser confundido por aquellos que prometen hacer algo que no pueden, no saben o no quieren cumplir (el caso del '89 y '99).

El kirchnerismo no ha mentido ni debe hacerlo. Sin embargo, los resultados estuvieron por debajo de lo esperado. Hay que seguir posicionando a Insaurralde. Como se comenzó a hacer en los últimos días, hay seguir denunciando lo que es Massa. Pero con una salvedad: dejar de insistir con que Massa es el candidato de Magnetto, para decir que es el Menem del '89. El "Revolución productiva y salariazo" es el mismo tipo de promesas incumplibles que hace Massita, que nos promete pleno empleo, 82% a jubilados, paritarias, ¡y todo esto sin inflación! Aquí se apela al mismo confusionismo que permitió que Menem gane por primera vez.

Entonces, hay que hacer este ajuste. Los funcionarios del gobierno que hablan a la prensa deberían dejar de insistir con el malvado Magnetto. Hay un hartazgo del anti-clarinismo discursivo, y esto atraviesa todas las pertenencias políticas, todas las clases sociales. Hasta la propia militancia se cansa. Muchos votantes saben lo tendencioso que es Clarín, pero nunca llegarán a verlo como el monstruo que ve el gobierno, que lo presenta como la fuente original de toda maldad. Es mucho más efectivo y más pedagógico decir que Massa es Menem. Y además, fiel al estilo kirchnerista, estaríamos diciendo la verdad. Dicho sea de paso, la poderosa mega-corporación Techint (esa que cree que los trabajadores argentinos venimos ganando demasiado) viene jugando fuertemente para Massa. Es un adversario temible, casi tanto como Clarín. No por nada Massa es la gran esperanza blanca.



Pero el dilema que se presenta desde el pragmatismo talibán es: ¿queremos ganar sin que importe cómo o queremos tener razón? La primera es la de Caballero, que dice "en política ser exitoso con los argumentos es ganar" Ganar como sea. La concepción de la política del poder por el poder mismo es conservadora. Creo que los kirchneristas deberíamos tener otra concepción: en política, ser exitoso es concientizar y movilizar al pueblo.

Por lo tanto, mirando hacia el futuro y pensando en 2015, no deberíamos asustarnos en caso de perder una elección. Más vale perder una elección por poco, con un candidato del riñón kirchnerista, que ganar con alguien que desarme el modelo de a poco. Formaría parte de un proceso de aprendizaje que el pueblo debe pasar en su concientización. Es parte fundamental de la democracia que el pueblo se equivoque. ¿Qué sucede si Massa gana en el 2015, y cuando el pueblo vea su error no tenga alternativa, porque habremos dicho y hecho lo mismo que la derecha? ¿Con qué va a contraponer el pueblo al liberalismo massista, por ejemplo, si el kirchnerismo adopta sus mismas formas? ¿Y qué pasaría si Scioli es presidente? Si él es visto como un heredero, y luego choca la nave? ¿Sería vista Cristina como la alternativa o sería vista cómo parte del problema? Es el drama de todo gatopardismo. La derecha gobernando, más temprano que tarde, choca la nave y destruye el país. El kirchnerismo es lo contrario y debe quedar claro ante los ojos del pueblo. A los que nos interesa el bienestar y la emancipación del pueblo no sólo nos interesa ganar, queremos ganar teniendo razón. Si no ganamos, no podemos implementar nuestras políticas. Pero si ganamos sin razón, si ganamos mintiendo, perderemos las elecciones siguientes, porque habremos prometido lo que no podemos cumplir. Por eso los "pibes para la liberación" (denostados por todos aquellos que no pudieron extirpar el noventismo de su corazón) y nuestra conductora, Cristina Kirchner, le hablamos con sinceridad al pueblo, y no dejamos nuestras convicciones en ninguna puerta. Porque el kirchnerismo no es demagogia sino realidad efectiva. Porque mejor que decir, es hacer. Y porque el kirchnerismo es siempre más, o no lo es.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Pero el hartazgo sobre acudir a Clarin se extiende también a acudir a los '90 como figura.
    Para mi hay que describir en lenguaje liso y llano lo que habrá de suceder si se elige ese camino.
    Te pueden decir que cómo sabés que es así?
    Y ahí hay que acudir a las declaraciones mismas de Massa para hilvanar actos y consecuencias.

    La conclusión en función de la continuidad por Scioli me deja pensando.

    ResponderEliminar
  3. todo lo contrario, si hay algo que sabe manejar el gobierno es la comunicación. Con comunicación lograron que mucha gente les crea que defienden el interés nacional mientras llenan de plata a los usureros internacionales y le regalan todo nuestro oro a la Barrick Gold, sin mencionar los yacimientos energeticos a la British Petroleum, etc.

    El problema es que ahora que el ciclo economico se va a pique no les cree nadie, menos aún cualquiera que haga un balance serio de la década y la compare por ejemplo con el primer peronismo.

    ResponderEliminar
  4. Para mi es la gestion , igualmente en comunicacion no entiendo , no veo la existencia de un partido de gobierno , solo veo que existe Cristina denunciando todos los dias golpe y poniendose ella por encima de sus propios candidatos , hablando ella y no los candidatos , poniendose ella en los carteles en lugar de hacer conocer a aus candidatos y viendo en la calle que me decian muchos kirchneristas que ellos votaban por Cristina , a uno cuando se iba le grite pero Cristina no es la candidata como vas a votyar por ella , ella comunica , ella decide . sera que tiene razon y la mayoria voito contra Cristina por eso tambien

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...